dimecres, 23 de maig de 2012

Banville en aforismes

John Banville ha aconseguit una escriptura tan precisa que de vegades és aforística. Acabo de llegir Imposturas (Anagrama) i heus açi uns exemples: 
Mi vida con ella era una manera especial de estar solo. (49)
Cuando la besé no cerró los ojos, ni yo tampoco, con lo que permanecimos los dos mirándonos, sorprendidos, casi aterrados. (82)
Estos pequeños ejemplos de intuiciones no premeditadas me convencen de que las máquinas nunca ocuparán nuestro lugar. (248)
Ningún detractor alteró jamás la plácida superficie de mi autoestima, pero un admirador entusiasta puede hacer que me encoja de vergüenza. (259)


I de propina, dos fragments de descripcions:
Unas olas largas y onduladas tocaban lentamente la orilla, una tras otra, gruesas, como arrugas perseverantes, color de lodo. Ella sintió cómo se le encogía la piel, igual que cuando un caracol se encoge ante nuestro tacto. Un enorme peso, como el peso del mundo, la apretaba, y no podía respirar. (94)
Vander era como cuanquier otro, altivo y bravucón después del acto, un chaval que ha robado una golosina y no está seguro de salir impune, aunque tampoco se arrepiente. (100)